El recorte de las subvenciones descubre el opaco entramado de UGT de Asturias

Posted on 2014-01-29 By

Una revista denuncia las redes clientelares de la federación asturiana de UGT 

 

-El descenso de las ayudas públicas y fondos de formación revela prácticas de dudosa legalidad y desencadena EREs fraudulentos en el sindicato.  


 x Diagonal 
No sólo en su federación de Andalucía le costará a UGT olvidar este 2013. La derrota en las movilizaciones mineras de 2012,
jugadas a un todo o nada con Rajoy, volteó la primera pieza de un
dominó que sigue derribando piezas. Sin fondos mineros –250 millones de
euros en la última década– salieron a relucir las miserias del SOMA-UGT,
la otrora poderosa federación de la minería que llegó a elegir
presidentes autonómicos. Un ejemplo: se anulaba por vez primera la
fiesta del SOMA en Rodiezmo, donde desde 1979 dirigentes del PSOE como
Zapatero o Guerra inauguraban el curso político. El recorte en
subvenciones –siete millones de euros menos a nivel estatal para CC OO y
UGT en los últimos tres años– y especialmente de los fondos para la
formación trasladó la crisis a UGT Asturias, una federación clave dentro
del Estado. Con una deuda de 750.000 euros, han pedido el ‘rescate’ a la Confederal de Madrid.
Hace sólo dos años, la federación del metal MCA-UGT en Asturies
presupuestó en más de 700.000 euros la celebración de su centenario en
2013 (aunque la dirección del sindicato cifra los gastos en 70.400
euros). Hoteles de cuatro estrellas, dietas a delegados de todo el
Estado y un concierto de Víctor Manuel. No se extrañen: en 2009 regalaron un GPS valorado en cien euros a cada uno de los 280 asistentes a su XII congreso, según publicó la revista Atlántica XXII.
Mientras, lo que recibe en dietas Justo Rodríguez Braga, su secretario
general desde hace 12 años (liberado sindical desde hace 25 años), o los
sueldos de los miembros de su ejecutiva son alguno de los secretos
mejor guardados por la organización.
 
Sin embargo, su influencia sobre el gobierno asturiano socialista, un
amplio historial de concertación social y las buenas relaciones con la
patronal FADE, explican la escasa crítica que ha recibido de los medios
de comunicación, en comparación con el caso de los ERE en Andalucía. A
nivel autonómico, sólo Atlántica XXII ha informado con asiduidad sobre la situación económica del sindicato en Asturies, lo que ha causado acosos y denuncias al director de la revista, Xuan Cándano.

“El sistema de gestión de la formación denunciado en Andalucía se implanta para toda España y es una práctica común”,
señala José Luis Hidalgo, ex secretario de Formación de UGT Asturias y
antiguo miembro del patronato de la Fundación IFES –que gestionó cientos
de millones de euros del plan FIP de formación–, en una entrevista en
el número de enero de 2014 de Atlántica XXII. Comparte esa
opinión Pablo Álvarez, ex responsable de juventud de MCA-UGT y antiguo
miembro de su ejecutiva, que cree que es “la manera de actuar en todas
las comunidades. El dinero de formación se desvía y esta gente se lucra
con él”. Recuerda, como anécdota, que “en una reunión plantean despedir a
un compañero que llevaba 20 años y el siguiente punto del orden del
día, los actos del centenario del MCA, en los que tenemos un millón de
euros presupuestado, ¡un millón! Y luego deciden subirse los salarios”.
Estas opiniones le han causado recientemente la expulsión del sindicato.
En Asturies, fundaciones como la Fundación Metal, controlada en un
51% por sindicatos y patronal del metal, recibían el 20% de los cursos
que gestionaban, la mayoría realizados por UGT. Pero la clave estaría en el entramado empresarial con el que se desviaban fondos de esos cursos
y que en Asturies está dirigido por Carmen Caballero, cuyo sueldo
asciende a 61.000 euros. Empresas como Infastur (ahora en IFES), Edicom,
Viaca, Unigem, Atlantis y Asturgestión Viviendas han servido para
proveer seguros, comunicación, asesoría y gestión empresarial, promoción
inmobiliaria, viajes, etc. según señala Atlántica XXII.
 Pero, ¿por qué un sindicato cuenta con un entramado empresarial? La
respuesta la da Hidalgo, en la citada revista: “Los sindicatos se
financian con fondos de formación” y utilizan esas empresas, que dan a
UGT el 100% de sus beneficios, para proveer al sindicato con precios
superiores a los de mercado. Añade: “Si hago un curso, la ley me obliga a
hacer un seguro y se lo encargo a una empresa que es de UGT”. Uno de
los casos denunciados por la revista asturiana ha sido el de la empresa
Meconaf 2003, creada por UGT Metal (MCA-UGT) en Asturies y que
gestionaba apartamentos en Torrevieja y locales alquilados a la
Fundación Metal en Gijón. Toda la ejecutiva de UGT Metal formaba parte de la dirección de esa empresa.
Por su parte, el Tribunal de Cuentas alertó en 2002 y 2012 de
irregularidades en la fundación que gestionaba los 250 millones de euros
de fondos mineros. José Vía Iglesias, secretario de Acción Sindical de
USO en Asturies, ya acusó en 2012 a UGT y CC OO de financiarse con esos
fondos, señalando que “se autoconcedían las ayudas a través de una
Fundación” cuyo patronato controlaban. El diario El Mundo denunció el pasado 13 de Noviembre prácticas similares a nivel estatal en
torno a la Fundación IFES y a empresas de UGT como Localmur (alquiler
de inmuebles) y Formación 2020 (formación y libros de texto).

  

Reforma laboral

¿Se puede criticar una reforma laboral y luego apoyarse en ella para
realizar un ERE dentro del sindicato? UGT Asturias lo hizo: presentó un
Expediente de Regulación Tem­poral del 20% del salario durante cuatro
años a 65 trabajadores de su plantilla asturiana por “causas económicas,
organizativas y de producción”. Aunque el tiro saldría por la culata: el ERE fue tumbado por la justicia,
y el secretario general de UGT, Justo Rodríguez Braga, acabó condenado
en julio de 2013 por coacciones, amenazas y vulneración de derechos
fundamentales al presidente del comité de empresa, Carlos Suárez
Peinado. El juez aceptó como prueba una grabación de Suárez Peinado en
la que Braga le acusaba de deslealtad por declarar en el juicio en favor
de los trabajadores afectados por el ERE. Afirmaba que el dinero que le
pedían esos trabajadores era “una mierda de dinero que me limpio el
culo con él todos los días”.
Sobre el ERE, el Tribunal Superior de Justicia de Asturias llegó a
decir que tenía una “naturaleza fraudulenta” que pretendía “una merma de
las retribuciones” y rechazaba las causas económicas porque incluía
previsiones para 2012 y 2013 “no contrastadas ni contrastables”. Hasta otros tres procesos han sido recurridos y ganados por trabajadores de UGT Astu­rias. Álvarez denuncia “esclavismo” con trabajadores a los que se les paga en dinero negro, 400 o 500 euros.
En Asturies, a diferencia de Anda­lucía, no existe un caso ERE en los
tribunales, aunque hay varios frentes abiertos. Entre ellos, el de Alas Aluminium, la empresa más emblemática de la reindustrialización de las zonas mineras,
que cerró tras una deuda de más de 70 millones de euros. Había recibido
13,5 millones de euros en ayudas públicas y empleaba, antes de su
cierre, a 273 trabajadores. El 49% de su accionariado pertenecía  a Hunosa la empresa pública de la minería. Atlántica XXII
informó de contrataciones ficticias de trabajadores durante unos meses
para incluirles posteriormente en alguno de los tres ERE que llevó a
cabo la empresa entre 2008 y 2011. Recogía una denuncia presentada ante
el Principado de Asturias por posibles ERE fraudulentos y
“prejubilaciones ilegales de personas que no trabajaron en la empresa
ligadas a sindicatos y partidos”. La revista apuntaba a la existencia de cuotas de contratación para personas recomendadas por los sindicatos:
125 a través de UGT, 70 por CC OO, aunque no faltaban familiares y
cargos públicos del PSOE, IU o PP. Una práctica que ha sido
históricamente común en Hunosa.
Sin embargo, la endogamia también afecta a UGT Asturias. Hasta siete parientes del secretario general, Rodríguez Braga, llegaron a trabajar para UGT.
Los tentáculos llegan a la política: la directora del Instituto de
Riesgos Laborales, Miriam Hernán­dez, es sobrina del secretario general
de MCA-UGT, Eduardo Donaire. Álvarez explica que “si coges los DNI de la
gente joven de UGT llegas al padre, al tío, al sobrino. No hay nadie
por valía”. Para Cándano “esta endogamia genera fosilización y los
convierte en una especie de secta”. En su opinión, este año ha sido el
“que se desmigó el sindicato y le crecieron los enanos, con cada vez más
voces críticas exigiendo una renovación interna”. ¿Acabará UGT en
Asturies en los tribunales como en Andalucía? El tiempo lo dirá. 

La venganza de UGT contra ‘Atlántica XXII’

“Sociedades interpuestas que mueven millones, lobbies de presión,
abusos patronales, nepotismo, endogamia, elevados y ocultos sueldos y
persecución de voces críticas se ocultan tras la fachada del primer
sindicato asturiano”. Así comenzaba el dossier publicado en septiembre
de 2013 UGT S.A.: Un sindicato empresarial del periodista Fernando
Romero para la revista Atlántica XXII, que levantó las iras de UGT.
Nueve días después de la publicación del reportaje la sección sindical
de UGT en RTVE denunciaba a Xuan Cándano, director de Atlántica XXII y
periodista en RTVE. UGT requería a la empresa que tomase medidas contra
ese trabajador en base a presuntas incompatibilidades al ser titular de
una productora de una productora que creó en 1990 durante un período de
excedencia, que desde hace 17 años ha permanecido inactiva. RTVE
sancionaba con 20 días de empleo y sueldo al periodista.

General