Posted on 2012-06-14 By

Co-pago sanitario

El próximo día 24 de junio entrará en vigor el llamado euro por receta, también llamado por quienes nos gobiernan con el perverso nombre de “tíquet moderador”, dando a entender con ello que quienes vamos al médico y a quienes nos recetan medicinas, lo hacemos abusivamente, obviando que nadie se receta nada a símismo ni ningún médico receta nada si el paciente no lo requiere o necesita.
Queremos denunciar este nuevo ataque hacia las clases populares, hacia los que menos tienen y hacia quienes en estos tiempos, más necesitan de los servicios públicos esenciales, en este caso y por encima de muchos otros, la sanidad, pues nos va nuestra salud y nuestra vida en ello. 
El euro por receta implica que a partir de ahora, pagaremos 1€ suplementario por cada medicamento que nos dispensen en la farmacia siempre y cuando no estemos cobrando la renta mínima de inserción (PIRMI) y las  medicinas cuesten menos de 1´67€ . Tampoco se aplicará el euro por receta una vez superemos las 62 recetas anuales, es decir, la que haga el número 63 no incluirá la tasa. No hay que olvidar que en Catalunya, ya se paga el conocido como “céntimo sanitario”, un impuesto introducido en 2004 para ayudar a sufragar el coste de la sanidad y que hace unos meses subió de los 0´024€ a los 0´048€ por cada litro que ponemos de gasolina. 
Además de esto, las medidas tomadas por el gobierno central en materia sanitaria, también van a repercutir en los más débiles. Los pensionistas van a tener que pagar por primera vez sus medicinas, un 10% hasta un máximo de 8€ mensuales quienes cobren menos de 22.000€, siendo el tope de 18€ para los que cobren más de esa cantidad. Los pensionistas que ingresen más de 100.000€ pagarán el 20% siendo su tope de 60€. 
Las personas activas (trabajador@s) pagarán el 40% si sus ingresos no superan los 22.000€ y el 50% si los superan. Las rentas más altas de 100.000€ se harán cargo del 60% del precio de los medicamentos. Aquellas personas que no trabajen y se hayan quedado sin prestación, serán consideradas sin recursos y por tanto, estarán exentos de ese pago.
Otro colectivo que sufrirá las consecuencias de esta reforma es el de los inmigrantes sin papeles, que únicamente serán atendidos en los caso de urgencia, de mujeres embarazadas, niños menores de 18 años y adultos con enfermedades infecciosas. El resto, quedarán desprotegidos totalmente, por lo que un importante número de personas no tendrá posibilidad de acceder un derecho básico como es la vigilancia de la salud.
Es por este motivo que nos vemos obligados una vez más a hacer público nuestro rechazo a estas medidas dirigidas a perjudicar aún más nuestro día a día, encaminadas como ya se intuye desde hace mucho tiempo a favorecer y convertir la salud en un negocio, ¿de qué manera? Desprestigiando a los profesionales sanitarios o reduciendo recursos con la insana intención de dañar la imagen de la sanidad pública y que muchas personas se decidan por contratar seguros médicos privados, un negocio muy lucrativo. El conseller de Sanitat de la Generalitat era el anterior presidente de la patronal de los hospitales privados, por lo que sus intereses y sobre todo su visión de la sanidad están muy alejados de lo que entendemos debe ser un servicio público, esencial y universal.
Siempre estamos a tiempo de revertir esta situación con compromiso, unión y acción, en la calle, que es nuestro lugar, pues esto nos afecta a tod@s, de forma más directa o menos, antes o después. Desde la CNT del Prat de Llobregat tenemos claro dónde está nuestro lugar, esperemos que también sepas tú dónde está el tuyo.

General