Posted on 2012-02-11 By

No es una reforma laboral, es el mayor
ataque contra los derechos de las clases trabajadoras que se podía imaginar
PDF Imprimeix Correu electrònic
divendres, 10 de febrer de 2012 19:27

El consejo de ministros ha aprobado una reforma
laboral que pasa por abaratar el despido. También se aumentan las facilidades de
los empresarios para no respetar los convenios, y se pone el 50% del subsidio de
desempleo de jóvenes parados al alcance de la mano del empresario que los
contrate.
Además se amplían los motivos para que las
empresas puedan despedir por la vía procedente.
Estas son las principales medidas aprobadas. Una
aberración en toda regla, que devuelve a los trabajadores a condiciones de
semi-esclavitud, los condena al paro, a la emigración o al trabajo -precario-
por un “plato de comida”, y que, para colmo, pone parte de los derechos
adquiridos, como es el subsidio por desempleo, en manos del empresario,
robándoselos al trabajador. Algo inaudito. Además, por si fuese poco, se
privatizan de manera encubierta los servicios de colocación de empleo, y se
otorga a las ETT, paradigma del abuso y de la explotación laboral, un papel
central en la estrategia de “lucha” contra el desempleo, con todo lo que ello
significa:

Contratación
  • El contrato indefinido tendrá una indemnización de 33
    días por un máximo de 24 mensualidades.
  • Nuevo contrato para “emprendedores”: será indefinido
    “para evitar la temporalidad y dualidad”. Destinado a pymes de menos de 50
    trabajadores. Ayudas: Deducción fiscal de 3.000 euros para el primer asalariado
    siempre que sea menor de 30 años. La persona que tiene hoy la prestación de
    desempleo podrá compatibilizar el 25% de la percepción por paro durante un
    año.
  • Bonificaciones: hasta 3.600 euros por contratar a
    menores de 30 años. Por otro lado se bonifican con 4.500 euros por incorporar a
    parados de larga duración
  • Se prohíbe la encadenación de contratos temporales más
    allá de 24 meses
  • Las ETT actuarán como agencias de colocación, harán la
    competencia al INEM y al SOC
  • Se facilita la modificación de jornada, salario y
    funciones
Formación
  • El trabajador podrá formarse en la propia empresa, se
    instaura el modelo alemán de formación dual
  • Formación Profesional: se evaluará la empleabilidad de
    los cursos. El trabajador tendrá derecho a 20 horas de formación pagadas por la
    empresa
Negociación colectiva y
absentismo
  • Prioridad del convenio de empresa al sectorial. Se
    facilita a las empresas el descuelgue del convenio colectivo. El plazo máximo
    será de dos años
  • Se anuncia una próxima ley de mutuas se recogerán los
    mecanismos para regular la metodología para que esas entidades participen en la
    valoración del abstencionismo
Despido
  • Las causas empresariales para despedir objetivamente con
    20 días de indemnización son las pérdidas actuales o previstas y además una
    caída de los ingresos durante tres trimestres consecutivos
Desempleo
  • Los parados podrán compaginar el cobro del paro con la
    prestación de servicios para la comunidad, en coordinación con las
    autonomías
  • Las prestaciones por desempleo permanecen sin
    variación
Resumiendo:
Se abarata el despido. La indemnización será
de 33 días por año trabajado y con un máximo de 24 meses. 20 y un máximo de 12
meses en caso de que el despido sea declarado procedente, para lo cual la
reforma aumenta el margen de casos aceptables como tales.
Autoriza el descuelgue de las Pymes de los convenios
sectoriales
. En la práctica supone que el empresario pueda imponer las
condiciones de trabajo (horarios, duración de la jornada, salarios, etc.) a su
antojo. Supone, también, el fin de la negociación colectiva. Los convenios
prácticamente pasan a ser, en el ámbito de las Pymes, papel mojado, o, mejor
dicho, figuras retóricas para adornar el marco de relaciones laborales vigente,
pero sin valor real alguno.
Prácticamente se equiparan las Empresas de Trabajo
Temporal (ETT) al INEM y demás agencias autonómicas de empleo
, en lo
que supone una privatización encubierta del servicio público de empleo. Las ETT,
conocidas por ser el paradigma de la contratación ultraprecaria y la explotación
laboral abusiva, serán ahora quienes ejerzan como agencias de colocación a gran
escala, quitándo del medio la incomodidad que para un empresario explotador
pudiera suponer tener que utilizar el estado como intermediador en la búsqueda
de trabajadores y trabajadoras, y convirtiendo de facto la oferta/demanda de
empleo en un negocio, donde los desempleados serán tratados como mera mercancía
a la que poder sacar un rendimiento económico. La oferta/demanda de empleo pasa
a ser un negocio.
Convierte a los desempleados, personas enfermas con baja
laboral, etc. en sujetos sospechosos de estar cometiendo algún tipo de
fraude
fiscal solo por el mero hecho de encontrarse en tal situación
laboral, y carga sobre ellos la lucha contra la “economía sumergida”,
tratándolos apriori como delincuentes.
Instauran una vía legal por la cual el empresario
podrá robar a un joven desempleado
, que esté cobrando el subsidio de
desempleo, parte de su prestación. Para que se entienda, lo que se acaba de
aprobar, viene a ser algo así como si usted, ciudadano trabajador, joven, en
paro y que actualmente está cobrando 1000 euros por el subsidio de desempleo,
para que un empresario acepte contratarlo, en las condiciones que él considere
oportunas (digamos, por ejemplo, contrato temporal por el salario mínimo de 642
euros), usted deberá renunciar al 75% del mismo, de los cual un 25% irá para el
estado, y un 50% para el empresario en forma de deduciones fiscales. Usted
seguirá cobrando el 25% restante, pero perderá todo derecho adquirido al
respecto, y, en esencia, será usted, con su subsidio, quien esté pagando la
mayor parte del coste que al empresario le supone su contratación.
En
agencias:
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha
anunciado que a partir de la entrada en vigor de la reforma laboral aprobada hoy
la indemnización por despido improcedente en el caso de los contratos
indefinidos será de 33 días por año trabajado, con un máximo de 24
mensualidades, mientras que la del despido procedente será de 20 días por año
trabajado, con un máximo de un año de salario. Según Báñez, la reforma respetará
los derechos adquiridos por los trabajadores.
El Gobierno ha clarificado en esta reforma las
características para que las empresas puedan acogerse a despidos objetivos por
causas económicas (20 días por año trabajado).
Así, se entenderán por causas económicas cuando de los
resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, como la
existencia de pérdidas actuales o previstas o la disminución persistente de su
nivel de ingresos o ventas. En todo caso, se entenderá que es persistente si se
produce durante tres trimestres consecutivos.
Además, la reforma recuperará a partir del 1 de enero de 2013
el límite al encadenamiento de contratos temporales eliminado por el anterior
Gobierno, y elimina la autorización laboral administrativa que se requería en
los despidos colectivos.
Asimismo, fomentará la contratación indefinida de jóvenes y
de parados de larga duración con bonificaciones de hasta 4.500 euros, regula por
primera vez el teletrabajo, facilita el descuelgue de los convenios y la
modificación de las condiciones laborales, y modifica el contrato estable a
tiempo parcial y el de formación y aprendizaje.
En este punto, Báñez ha explicado que el contrato de
formación podrá realizarse con trabajadores de hasta 30 años hasta que la tasa
de paro no baje del 15%. Cuando ésta caiga por debajo de esa barrera, la edad
máxima del contratado será de 25 años. Además, ha dicho la ministra, los
trabajadores podrán formarse en las propias empresas, al estilo del modelo dual
de formación.
En
prensa:
El Consejo de Ministros ha aprobado su anunciada reforma
laboral, envuelta hasta la fecha en un enorme secretismo. No ha sido hasta la
rueda de prensa posterior a la reunión del Gobierno de este viernes cuando se ha
confirmado la aprobación de la reforma que liquida el contrato con indemnización
de 45 días. Desde que entre en vigor la norma, el abaratamiento de los despidos
afectará a todos los contratos, no solo a los nuevos. Además, la nueva reforma
laboral permitirá no aplicar en tiempos de crisis el convenio pactado.
Otro de los puntos clave de la reforma es que la
indemnización para trabajadores fijos que sean despedidos de forma improcedente
se reduce de 45 a 33 días por año trabajado con un máximo de 24
mensualidades.
Tras la introducción de la vicepresidenta del Gobierno,
Soraya Sáenz de Santamaría, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha calificado
la reforma laboral de “completa e histórica”. Báñez ha asegurado que el
Ejecutivo ha aprobado “una reforma para el empleo estable pensando en los
ciudadanos, en los parados y en los jóvenes sin empleo”.
“Va a atacar la fuerte dualidad entre empleos indefinidos y
temporales”, ha afirmado Báñez, “y la rigidez de la que adolece el mercado de
trabajo que hace que las empresas afronten la crisis con despidos”.
Previamente la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de
Santamaría, ha anunciado que se concederá unadeducción de 3.000 euros a los
autónomos que contraten a su primer trabajador menor de 30 años en situación de
desempleo.
Dicho trabajador cobrará, según Sáenz de Santamaría, el 25%
de la prestación por desempleo y el empleador podrá deducirse en el plazo de un
año el 50% del montante que al trabajador contratado le quede por percibir.
La vicepresidenta ha definido la reforma laboral como
importante y de calado y ha asegurado que “marcará un antes y un después en la
legislación laboral” española.
El ‘mutismo” del Gobierno sobre qué medidas contempla la
reforma ha generado un gran malestar entre los sindicatos, que también rechazan
uno de los detalles que se han conocido, quedesaparecerá el contrato fijo con
indemnización de 45 días.
La reforma laboral llega al Consejo de Ministros en medio de
un enorme crisis de empleo, con casi 5,3 millones de parados y menos de 17
millones de afiliados a la Seguridad Social. Según la Encuesta de Población
Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2011, la tasa de paro ya alcanza el 22,85%,
un porcentaje inédito para la economía española desde el primer trimestre de
1995 (23,49%). Pero la cosa parece que no va a acabar aquí: el presidente del
Gobierno, Mariano Rajoy, ya advirtió que las cifras del paro “empeorarán” en
2012.
Éste es
el resumen de cómo será el nuevo contrato para jóvenes:
  1. Será un contrato indefinido que se ceñirá a empresas con
    menos de 50 empleados.
  2. La compañía que fiche como primer trabajador a un menor de
    30 años podrá beneficiarse de una deducción de 3.000 euros.
  3. Para incentivar la contratación de trabajadores que
    actualmente están en paro, se podrá completar el sueldo con el 25% del paro
    correspondiente. Además, el empleador podrá deducirse el 50% de la cantidad que
    le quedaba por cobrar al trabajador.
Más
información:
El Gobierno ha anunciado hoy una reforma laboral que rebaja
de forma generalizada el coste del despido para las empresas, tal y como ayer
avanzó el ministro de Economía, Luis de Guindos. Entre los cambios que establece
la nueva normativa, que entrará en vigor mañana tras su publicación en el BOE ya
que se ha aprobado por decreto ley, se generaliza el contrato con indemnización
por despido de 33 días y un máximo de 24 mensualidades, así como se flexibilizan
las causas para que los empresarios puedan acogerse a la vía del despido
procedente, que se limita a 20 días por año trabajad. Por el lado de la
contratación, pone en marcha un nuevo contrato indefinido para las pymes que
combina el cobro del paro con el de un salario y reinstaura la prohibición que
suspendió el anterior Gabinete de concatenar contratos temporales más allá de
los 24 meses.
El descenso en el coste de despido afectará también a los
contratos ordinarios (los de 45 días) firmados antes de la reforma, la octava
desde que se creó el Estatuto de los Trabajadores en 1980. Es decir, cuando se
despida a un trabajador con contrato ordinario firmado antes de mañana, la
indemnización se calculará según dos escalas: el periodo previo a la reforma se
computará de acuerdo a la indemnización de 45 días por año; el posterior, con
respecto a la nueva fórmula de 33 días por año trabajado.
Sin salir del lado de las empresas también se facilita que se
puedan acoger a la modalidad de despido procedente. Para ello, tendrá que tener
“pérdidas actuales o previstas” o una “disminución de ventas durante tres
trimestres consecutivos”, según ha explicado la ministra de Empleo, Fátima
Báñez, tras el Consejo de Ministros que ha aprobado el decreto. Esta vía es la
que cuenta con una indemnización por despido más barata (20 días por año
trabajado y un máximo de un año de salario) y es la que se emplea habitualmente
ahora en los Expedientes de Regulación de Empleo.
Para reducir el paro juvenil, que sufre una tasa de desempleo
del 48%, el Ejecutivo ha creado un nuevo contrato indefinido para emprendedores.
En él, se establece una rebaja en los costes laborales de 3.000 euros para las
pymes con menos de 50 trabajadores al contratar al primer empleado menor de 30
años que esté en paro. Ese trabajador seguirá cobrando el 25% del paro al que
tenía derecho mientras, el empleador, podrá dejar de pagar el 50% de lo que le
correspondía de la prestación a la que tenía derecho el empleado durante un
máximo de un año, aunque este periodo coincide con el tiempo de prueba que prevé
el nuevo contrato.
Junto a este contrato, el Gobierno modifica las
bonificaciones y se establece una ayuda de 4.000 euros para quienes den trabajo
a los llamados parados de larga duración. En formación, la edad máxima para
optar a un contrato de aprendizaje se eleva a los 25 años. Asimismo, se regula
que las agencias de empresas de trabajo temporal puedan funcionar como agencias
de colocación.
La ministra ha apuntado que el principal objetivo de la
reforma, diseñada para atajar la destrucción de empleo en España, es acabar con
la dualidad existente en el mercado laboral español entre temporales e
indefinidos. Asimismo, ha defendido que aumentará la flexibilidad interna de las
empresas, lo que permitirá que los ajustes a los que se vean obligados en épocas
de deterioro económico no se traduzcan, como hasta ahora, en recortes de
plantilla.
En opinión de Báñez, el nuevo marco legal también permitirá
aumentar los derechos de los trabajadores, aunque se ha limitado a apuntar a que
tendrán más derecho a la formación, ya que se aborda una amplia reforma de la
FP. Junto a ello, cada trabajador tendrá derecho a 20 horas de formación anuales
pagadas por su empresa.
Según ha descrito la vicepresidenta, Soraya Sáenz de
Santamaría, se trata de una “reforma importante, de calado y completa”. “Marcará
un antes y un después del mercado laboral”, ha asegurado antes de señalar que
sienta “las bases para volver a crear empleo”. Eso sí, ha admitido que la
reforma, si bien es necesaria, no es suficiente para atajar el paro.

 

General